Si corazón y cabeza no son suficientes, tal vez el alma sea la solución.

Amor, ese tesoro que todos ansiamos buscar y que perseguimos incansablemente, tan ciegos nos volvemos en dicha búsqueda, que no percibimos lo cerca que lo tenemos, que en realidad está en todas partes.  En nosotros está el proyectar  nuestras energías hacia ese camino, sabiendo que no siempre nos será fácil, pero sintiendo con certeza que…